21.2 C
Buenos Aires
lunes, octubre 3, 2022

La rebeldía de las abuelas

Las sufragistas británicas de fines del siglo XIX se agruparon en la Unión Nacional de Sociedades del Sufragio Femenino , asociación que llegó a tener más de cien mil miembros. Su conductora, Millicent Garret Fawcett (1847 – 1929), era partidaria de campañas políticas moderadas, con intención de persuadir a la opinión pública con reclamos dentro del orden y la legalidad. Sin embargo, estas políticas no dieron el resultado esperado y así lo reconoció la propia Fawcett en 1912: “nosotras queríamos avanzar sin utilizar violencia alguna. Hemos sido decepcionadas… pero podemos dar consuelo a nuestras almas… las más fieras sufragistas están más preparadas para sufrir daño que para infligirlo”.

Millicent Fawcett.jpg

               Millicent Fawcett.

Millicent Fawcett.

23082584562_6411da60ae_b.jpg

Emmeline Pankhurst (1858 – 1928) recurrió a tácticas violentas como el sabotaje, el incendio de establecimientos públicos y agresiones a domicilios privados de políticos y miembros del Parlamento. Hasta una adherente al movimiento, la periodista Mary Richardson (1882/3 – 1961), bajo el lema de Pankhurst (“Deja de hablar y actúa”) atacó con un cuchillo el lienzo de Velázquez, La Venus del Espejo, que, desde 1906, se exponía en la National Gallery de Londres.

Richardson-Venus.png

Siete certeras puñaladas estropearon la obra del maestro español “como protesta contra los actos de gobierno que están destrozando a la persona más bella de la historia moderna: Mrs Pankhurst”. La líder sufragista había comenzado una huelga de hambre y las autoridades la estaban alimentando forzadamente con una sonda, siguiendo la ley aprobada por el Parlamento, la llamada ley “del gato y el ratón”, que autorizaba a la introducción de alimentos por la fuerza, liberarlas de la cárcel hasta que recuperaran su salud y volver a detenerla entonces.

Emmeline Pankhurst .jpg

                 <p>Pankhurst siendo arrestada por la policía.</p><p></p>

Pankhurst siendo arrestada por la policía.

Captura de pantalla 2018-09-26 a la(s) 13.15.03.png

515ykFuIwfL.jpg

Richardson fue condenada a seis meses de cárcel, pero había logrado que la lucha de la Unión Nacional de Sociedades del Sufragio Femenino trascendiese a todo el mundo, aunque con un sesgo de violencia con el que no todas las seguidoras estaban de acuerdo.

Durante la guerra, la violencia feminista mermó y el rol de las mujeres durante la contienda permitió que en 1918 se autorice el voto de las mujeres mayores de 30 años.

jmgO04s.jpg

Artículo anteriorMuros de luz
Artículo siguienteLa flauta mágica

Las más leídas