4.2 C
Buenos Aires
jueves, agosto 18, 2022

Fútbol Argentino: Los chicos crecen

     Estudiantes de La Plata fue el primer equipo “chico” (o “no tan grande”, como se prefiera, y sin ningún sentido peyorativo) en lograr un campeonato oficial, ganando el Campeonato Metropolitano de 1967. El equipo de Osvaldo Zubeldía le ganó Racing (“el equipo de José”) 3-0 en la final de un torneo que se jugó en dos zonas, y en el que venció en la semifinal 4-3 a Platense en un partido increíble. Con el envión, estudiantes fue tricampeón de América (’68-’69’-70) y luego del mundo, venciendo al Manchester United (1-0 en BsAs y 1-1 en Manchester).

     Luego de ese sacudón en el dominio de los grandes, los campeonatos logrados por equipos chicos comenzaron a hacerse más frecuentes. Y no hubo que esperar mucho para que eso ocurriera.

     Ya el año siguiente, en 1968, Vélez Sarsfield fue campeón del Torneo Nacional (“el Nacional”, que era el segundo de los dos campeonatos que se jugaban anualmente desde el año anterior). Al empatar el primer puesto con River y Racing, se jugó un triangular final entre los tres equipos; Vélez empató 1-1 con River (el día de la mano penal de Gallo que Nimo no vio) y venció a Racing 4-2. Igualó en puntos con River (que le había ganado a Racing 2-0), pero fue proclamado campeón por tener dos goles a favor más en el triangular final y mejor diferencia de gol en la tabla general del torneo. Vélez tenía un gran equipo, con Manuel Giúdice como DT y con grandes jugadores como su arquero Marín, su crack Daniel Willington y el goleador Jorge Wehbe.

   En 1969, Chacarita Juniors fue el campeón del torneo Metropolitano (el “Metro”, el primero de cada año), torneo en dos zonas, ganando la semifinal 1-0 a Racing y goleando en la final a River 4-1 en una impactante actuación. Había jugadorazos como Ángel Marcos, Puntorero, el tano Frasoldatti y el Tanque Neumann; el DT era Víctor Rodríguez.

     En 1971 fue Rosario Central quien subió a lo alto del podio por primera vez, ganando el Nacional. En una inolvidable semifinal en el Monumental, venció a Newell’s Old Boys, su clásico rival, con la hiper-famosa palomita de Aldo Pedro Poy (acontecimiento que aún hoy se conmemora cada año en la mitad de Rosario), y luego venció en la final a San Lorenzo 2-1. Ángel Labruna era el DT y el equipo contaba con jugadores de la talla del mismo Poy, Landucci, Aimar, Bóveda y Gramajo, entre otros.

     En 1973 apareció el Huracán de César Menotti, que ganó el Metro jugando brillantemente las tres cuartas partes iniciales del mismo, con monstruos del fútbol como Houseman, Brindisi y Babington a la cabeza.

     El Nacional de ese año volvió a ganarlo Rosario Central, ya dirigido por Carlos Timoteo Griguol. Con un plantel similar al del ’71 y algunos jugadores nuevos ganó el cuadrangular final del torneo (luego de las zonas) ganándole a River 3-1, a Atlanta 2-1 y empatando con San Lorenzo 1-1.

     En 1974 apareció el otro rosarino, Newell’s Old Boys, que fue campeón del Metro imponiéndose, luego de la etapa de zonas, a Huracán 3-2, a Boca 1-0 y empatando con su archienemigo Rosario Central 2-2, en Arroyito. Era el equipo del Gringo Berta, Marito Zanabria, Cucurucho Santamaría y el Mono Obberti, con Juan Carlos Montes como DT.

     En 1978 el batacazo lo dio Quilmes. Ganó el Metro dejando segundo a Boca, el candidato, consagrándose en la última fecha al ganarle a Rosario Central 3-2 en Rosario. José Yudica formó un equipo irrepetible con Milozzi y Fanesi en la defensa, Geaspari en el medio y el Indio Gómez y Andreuchi arriba.

     Rosario Central volvió a campeonar en el Nacional de 1980, ganándole a Racing de Córdoba en una final a partido y revancha, que se definió en la ida ya que ahí goleó 5-1; la revancha fue 0-2, pero la ventaja de goles a favor le dio el título al equipo de don Ángel Tulio Zof, que contaba con Daniel Carnevali al arco y con el Patón Bauza y el Negro Palma como figuras más destacadas.

     En 1982, después de 15 años de su primera épica consagración, volvió Estudiantes. Dirigido por Carlos Bilardo ganó el Metro, en formato todos contra todos a una rueda, con un equipo destacado: Tata Brown, Camino, Lemme, Ponce, Sabella, Trobbiani, Miguel Russo, Gottardi, Galetti y otros.

     El Nacional de ese año lo ganó Ferrocaril Oeste. Ya había estado a un paso el año anterior, en que fue subcampeón del Boca de Maradona y Brindisi. Pero en el ’82, el maestro Griguol formó un equipazo (Rocchia, Garré, Cacho Saccardi, los Arregui, Cañete, Juárez…) que ganó cuartos de final a Independiente Rivadavia de Mendoza, semis a Talleres de Córdoba y finales a Quilmes (0-0 y 2-0).

     Al año siguiente repitió Estudiantes, que ganó el Nacional, ahora dirigido por Eduardo Manera, con la aparición de Islas al arco y con Sabella-Trobbiani-Ponce como un trío generador de fútbol. Venció desde octavos a semis a Ferro, Racing y Temperley y en la final a Independiente (2-0 y 1-2).

     En 1984, Argentinos Juniors fue un gran campeón. José Yudica formó un gran equipo que ganó el Metro, en el que se destacaban Vidallé, Olguín, Pasculli, Checho Batista, Pepe Castro, Panza Videla; aparecía Borghi.

     El Nacional de ese año lo ganó Ferro, otra vez. Ganó desde octavos a semis (Huracán, Independiente, Talleres) y la final ida y vuelta a River (3-0 en casa, 1-0 en el Monumental). Siempre con el maestro Timoteo y con un plantel parecido al del anterior campeón, hizo su aparición el Beto Márcico como jugador descollante.

     Y en 1985 el que volvió a campeonar fue Argentinos Jrs, que ganó el Nacional. El formato de este torneo tuvo 8 zonas, con “rueda de ganadores” y “rueda de perdedores”. Parece que en la AFA no podían quedarse con un formato definido, todo el tiempo cambiaban la forma de disputar los torneos. Argentinos Jrs ganó la rueda de ganadores, por eliminación directa, y enfrentó en la final a Vélez, ganador de la rueda de perdedores. Si ganaba, era campeón. Pero ganó Vélez 2-1, y el ganador de “perdedores” no podía ser el campeón “a un partido”; así que se jugó un segundo partido, que ganó Argentinos Jrs. 2-1. Ahora sí: campeón. Yudica seguía siendo el DT, y la estrella del equipo era un crack: el Bichi Borghi. Este equipo fue campeón de América ese año y perdió la Intercontinental por penales contra la Juventus de Michel Platini, luego de un 2-2 en un gran partido.

     En 1986 volvieron a cambiar los formatos de los torneos. Se jugó un solo torneo, 20 equipos, todos contra todos, partido y revancha, 38 fechas en total, y terminó… en 1987. Rosario Central (que había descendido en 1984), otra vez con Ángel Zof de DT, ganó el torneo. Hernán Díaz, Bauza, Galloni, Gasparini y el Negro Palma eran sus figuras.

     El siguiente torneo, 87-88, lo ganó Newell’s. Otra vez el Piojo Yudica armó un gran equipo, el primero de la historia en salir campeón con todos sus jugadores formados en las divisiones inferiores. Extraordinario. Ganó el torneo por 6 puntos de ventaja sobre el segundo (San Lorenzo), y el equipo tenía a Scoponi, Sensini, Basualdo, el Chocho Llop, el Tata Martino, Alfaro, Dezotti, Balbo, Almirón, Ramos. Un equipazo de gran juego.

     En 1991 comenzaron los torneos “Apertura” y “Clausura”, torneos todos contra todos a una sola vuelta. Pero como veníamos de torneos largos que, “a caballo”, comenzaban en la segunda mitad de cada año y terminaban al final del primer semestre del año siguiente, el primer “Apertura” se jugó en la segunda mitad de 1991, y el primer “Clausura” se jugó en la primer mitad de 1992. Y así siguió: cada año, primero el Clausura, después el Apertura. Todo muy normal (como todo en la AFA). En fin.

     El Apertura 1991 lo ganó el Newell’s de Marcelo Bielsa. Era un equipo de muy buenos jugadores; quedaban algunos campeones del ’88 y se agregaron Berizzo, Saldaña, Pochettino, Gamboa, Zamora. Ese año se jugó un partido final a ida y vuelta (para consagrar algo así como “el campeón del año”) contra el campeón del Clausura, Boca. En la suma de puntos de ambos torneos Boca sumaba más puntos, pero querían una final. Newell’s ganó 1-0 en Rosario, Boca ganó 1-0 en La Bombonera. En los penales, festejó Newell’s.

     Ese equipazo repitió el título en el Clausura 1992, con el Loco Bielsa y los mismos jugadores.

     En 1993 comenzó “la dinastía Vélez”. Carlos Bianchi, El Virrey, armó un equipo inolvidable. Chilavert, Cardozo, Pellegrino, Pepe Basualdo, Trotta, Bassedas, Camps, Gómez, Pompei, C.Husaín, Posse, el Turco Asad, el Turu Flores y varios más arrasaron con todo. En formato “todos contra todos” ganaron el Apertura 1995 y el Clausura 1996 (Osvaldo Piazza dirigió al equipo en la últimas cuatro fechas ya que Bianchi se fue a Europa a dirigir a la Roma). Fue campeón de América frente al Sao Paulo y ganó la Copa Intercontinental frente al Milan.

     Y como frutilla del postre, en 1998 llegó Marcelo Bielsa a Vélez y volvió a ser campeón, con varios jugadores históricos a los que se agregaron Zandoná, el Ratón Zárate, Cubero, Castromán, D.Husaín y otros.

     En 2004 Newell’s ganó el Apertura. El Tolo Gallego fue el DT de un equipo en el que seguían apareciendo jugadores: Seba Domínguez, Garay, Belluschi, Manso, Marino, Scocco.

     En 2006 volvió Estudiantes. Dirigido por el Cholo Simeone igualó el primer puesto del torneo con Boca (que llevaba mucha ventaja pero se venía cayendo desde la partida de Coco Basile) y se jugó un partido definitorio en el que venció 2-1. La Brujita Verón mandaba en la cancha y Andújar, Calderón y Angeleri, entre otros, se destacaban en un equipo que sería campeón de América en 2009 ganándole al Cruzeiro en Brasil.

     En 2007, Lanús fue campeón por primera vez en su historia, ganando el Apertura de la mano de Ramón Cabrero como DT, con Valeri, Pelletieri, Velázquez, Acosta, Sand y otros buenos jugadores.

     El Clausura de 2009 lo ganó Vélez, con Ricardo Gareca como DT. Llegó a la última fecha con los mismos puntos que el Huracán de Cappa, justo su rival en la última fecha, y ganó 1-0 en un polémico partido. Barovero, Cubero, Otamendi, Papa, Maxi Moralez y otros formaban ese equipo.

     2009 se completó con Banfield campeón, ya que ganó el Apertura. El equipo de Julio Falcioni armó un equipo irrepetible que hizo historia con el Laucha Lucchetti, Víctor lópez, el Gallego Méndez, Bilos, Ervitti, el Pelado Silva y Papelito Fernández.

     En 2010, Argentinos Jrs ganó el Clausura con el Bichi Borghi como DT y con Caruzzo, Calderón y la dupla Ortigoza-Mercier en el mediocampo.

     Ese año el Clausura lo ganó el Estudiantes de Alejandro Sabella, con De Sábato, Rojo, Mercado, Verón y la Gata Fernández.

   En 2011, Vélez, otra vez con Gareca de DT, ganó el Clausura, con un plantel parecido al del campeón del ’09, más Seba Domínguez y el Pelado Silva.

     En el Clausura de 2012 apareció otra sorpresa: Arsenal de Sarandí. Gustavo Alfaro armó un equipo-telaraña con Lisandro López y Burdisso atrás, el Marciano Ortiz, Carbonero, el Gato Esmerado y el goleador Benedetto.

     El Vélez de Gareca seguía arriba y ganó el ahora llamado “Torneo Inicial” de 2012 (que, como era de esperar en la “lógica AFA”, se jugaba en la segunda mitad del año) de 2012. Aparecieron Pratto, Sosa, Romero.

     En 2016 el torneo se llamó “Campeonato de Primera División” y se jugó en el primer semestre. Se jugó en zonas y la final la ganó Lanús, que bailó 4-0 a San Lorenzo en una actuación brillante. El DT era Jorge Almirón, en un equipo en el que se destacaban su goleador, el veterano Pepe Sand, y Monetti, Acosta, Almirón, Velázquez, Pelletieri.

     Finalmente, en 2021 Colón de Santa Fe fue campeón ganando un torneo que se llamó “Copa de la Liga Profesional”. Con Eduardo Domínguez como DT, Colón pasó en cuartos a Talleres, en semis a Independiente y le ganó la final a Racing 3-0. El Pulga Rodríguez era la figura del equipo, y Cachorro Burián, Delgado, Lértora, Bernardi, Farías y Castro se destacaron.

     Además de su aparición como campeones en los torneos locales, algunos equipos “chicos” lograron campeonatos internacionales. Arsenal (2007), Lanús (2013) y Defensa y Justicia (2020) ganaron la Copa Sudamericana. Estudiantes (1968-1969-1970-2009), Argentinos Juniors (1985) y Vélez Sarsfield (1994) ganaron la Copa Libertadores. Y Estudiantes (1968) y Vélez (1994) ganaron la Copa Intercontinental.

     Desde el primer torneo de AFA ganado por un equipo “no grande” hasta hoy, los equipos “no grandes” han ganado el 38% de los torneos disputados. El aumento en la cantidad de campeonatos, los torneos más cortos, los torneos por eliminación directa y el aumento del número de equipos por país que participan en las copas internacionales (Libertadores y Sudamericana) son factores que han propiciado una mayor cantidad de éxitos deportivos para equipos que, hasta fines de la década del ’60, siempre venían atrás.

     Como conclusión, más allá de la popularidad o poder económico de cada club… ya no hay “equipos chicos”.

Las más leídas