Muere DArtagnan, el mosquetero que luchó al lado de los catalanes

Tal día como hoy del año 1673, moría en Maastricht (Provincias Unidas de los Países Bajos), Charles de Batz-Montesquiu; conde de Artagnan y capitán de la guardia de los Mosqueteros del rey Luis XIV de Francia. Casi dos siglos después (1844), su figura y su vida (en la realidad la de un mujeriego y un pendenciero temido e impopular), inspirarían a Alexandre Dumas en la creación de la novela Los tres mosqueteros. En aquella novela sería el único personaje -de los cuatro protagonistas- que estaría inspirado en una existencia real.

La relación entre el verdadero d’Artagnan y Catalunya remontaba en 1640. Durante la Revolución y Guerra de los Segadores (1640-1652), está documentada su participación en varios episodios de aquel conflicto. El año 1642 participó en el asedio y liberación catalano-francesa de Perpinyà (previamente ocupada y literalmente trinchada por los Tercios de Castilla); y en la derrota del cuerpo principal de la infantería hispánica en Cotlliure. En Perpinyà el ejército catalano-francés se apoderó del arsenal mayor de los hispánicos.

También, está documentada su participación en la persecución y exterminio de partidas de soldados desertores hispánicos (semiocultos en el Roselló y L’Empordà) que se sostenían delinquiendo. Durante esta etapa, d’Artagnan sirvió a Philippe de La Mothe-Houdancourt, amigo personal del cardenal Richelieu y lugarteniente de Luis XIV en Catalunya. Y eso lo situaría en las operaciones militares de La Granada del Penedès, de los Quatre Pilans (Lleida), y de Montsó -todas durante 1642; que, también todas, se saldaron con victorias catalano-francesas.

A partir de 1643, las fuentes documentales sitúan a d’Artagnan en varios frentes de guerra que la monarquía francesa tenía abiertos por toda Europa. D’Artagnan, nacido en Lupiac (a medio camino entre Tolosa de Languedoc y Pau -en la Gascuña-) hacia 1611, murió pasados los 60 años en el asedio francés sobre la ciudad neerlandesa de Maastricht (1672-1673); y según algunas fuentes cayó fulminado por los tiros que le dispararon un grupo de mujeres francotiradoras que defendían la ciudad desde la muralla.

Las más leídas