10.1 C
Buenos Aires
viernes, agosto 19, 2022

Carlos Fuentes: La ventana de América

Nació en Panamá, pero pasó su infancia en Suiza, Brasil, Washington, Argentina, Chile y Montevideo. Carlos Fuentes, hijo de un diplomático mexicano, trascendió en la historia de la literatura como el más grande novelista del país azteca con obras como La región más transparente, Aura, Terra Nostra y La muerte de Artemio Cruz.

Su obra se ha traducido al polaco, noruego, armenio, chino, inglés, francés, alemán, sueco, italiano, portugués, suizo y danés.

Hablar de su trabajo, es nombrar la prosa mexicana del siglo XX. Supo explorar, excavar y extraer historias de las profundidades y en los asuntos de su nación con oficio y pasión. Desarrollando un lenguaje singular, identificable, en el que conviven expresiones foráneas, palabras desahuciadas y neologismos.

fuentes_carlos_2.jpg

 

Carlos Fuentes.
Carlos Fuentes.

 

En una búsqueda estética sin ataduras, Carlos Fuentes crea su obra a partir de tres elementos que la caracterizan: un lenguaje construido por encuentros y desencuentros culturales, un tratamiento histórico generado a partir de los fondos míticos hispánicos y prehispánicos, y una estructura narrativa que amplía las regiones de lo real y lo fantástico. Fue un incansable explorador de la novela total.

En 1975 aceptó el nombramiento de embajador de México en Francia como homenaje a la memoria de su padre. Durante su gestión, abrió las puertas de la embajada a los refugiados políticos latinoamericanos y a la resistencia española. En 1977 renunció a su puesto en protesta contra el nombramiento del ex presidente Díaz Ordaz como primer embajador de México en España después de la muerte de Franco. Alabó la figura de Fidel Castro y elogió también la apertura de Raúl Castro.

Como gran aficionado al cine, escribió guiones para numerosas películas, como Las dos Elenas, cortometraje basado en su cuento homónimo y dirigida en 1964 por José Luis Ibáñez, El gallo de oro (1964, junto con Gabriel García Márquez y el director de la película Roberto Gavaldón).

También Un alma pura (1965), Tiempo de morir (1966, junto con Gabriel García Márquez), Pedro Páramo (adaptación de la novela de Juan Rulfo, con Carlos Velo, director, y Manuel Barbachano Ponce, 1967), Ignacio (también adaptado de un cuento de Juan Rulfo, 1975).

Enseñó en Harvard y en Cambridge, entre otras universidades. Tuvo una intensa vida política en México y recibió los más importantes premios literarios del mundo, incluidos el Cervantes y el Príncipe de Asturias.

Las más leídas