José I de Bonaparte, Rey de España: ¿El Pepe Botella?

Aún recuerdo cuando el historiador Felipe Pigna dio una conferencia “Pensamiento del Bicentenario” en la Legislatura cuando estuvo en la ciudad de Córdoba en setiembre de 2016; en donde comentaba que Francisco I era conocido como Pepe Botella por su afición a la bebida… Terminada la charla comenzaron las preguntas del público, levanté la mano para comentar sobre el apodo que se le dio al Rey de España y dar otra verdad sobre el hecho.

Cuando se habla “del rey intruso” en España, se derraman críticas sobre su persona ya que fue impuesto por su hermano Napoleón I de Bonaparte, Emperador de los franceses. Incluso los españoles de entonces no lo aceptaron cuando asumió formalmente la corona; José siempre estuvo al tanto de su antipatía ante la población, pues no había sido elegido por los españoles y no descendía de los Borbones quienes regían la corona desde hacía siglos.

Su preocupación era constante y disponía de varios asesores quienes lo aconsejaban para que hiciera fiestas lujosas y entretenidas para agradarles a la aristocracia. José I reinó durante cinco años (1808 – 1813), durante su administración hizo muchos cambios en la burocracia y ciudad como por ejemplo la constante limpieza de la ciudad, agregados de iluminación, creación de nuevas calles rectas, embellecimiento de las vías públicas y demolición de tabernas, algunos conventos ya sin usos y otros edificios de mala fama para construir muchas plazas; de ese hecho, se lo apodó como Rey plazuela o Pepe Plazuela.

José (Jose sin tilde o Joseph en francés), desde joven, siempre fue conocido como Pepe pues el nombre es hipocorístico es decir que refiere a un diminutivo o abreviado del nombre de bautismo. Su persona era la de un cortesano de buenos modales, religioso, preocupado por su imagen, pulcro siempre fue sobrio aunque bebía con moderación (ya que el agua no era era pura, aunque a los niños, trabajadores, embarazadas se le daban vino aguado para no provocar malestares o borracheras) como su hermano pero cuando cuando el emperador de los franceses empezó a sucederle varios acontecimientos malos, conllevando el tambaleo de su corona, José I debe dimitir pues sin el apoyo de su hermano; sostener el reino español hubiera sido imposible porque casi nadie estaba a favor de él. De hecho, José había mandado (años anteriores) una carta a su hermano en donde comentaba “…qu’il ne serait jamais un vrai roi contre la volonté de son peuple…”, traducido en español “…que nunca sería rey verdadero contra la voluntad de su pueblo…” pues en realidad no quería ser Rey de España, ya había sido coronado en Nápoles y hablaba por experiencia.

Tras alejarse de España, las calumnias siguieron perjudicándolo recibiendo el apodo de el tuerto Pepe Botellas; los periódicos constantemente hablaban mal de su gestión “…en el reino de los ciegos, el tuerto es el rey…”, es decir la falta de virtudes para gobernar o el rey extranjero e impuesto por otro, un reino cegado además de las burlas caricaturescas con frases duras: “Cada qual tiene su suerte, la tuya es de borracho hasta la muerte.” o “Ni es caballo, ni yegua, ni pollino en el que va montado, que es pepino.” pues también recibió el apodo de el rey Pepino.

Fue el más odiado pero no tanto como Fernando VII de Borbón, quien recibió el apodo el Deseado ya que los españoles ansiaban la vuelta de su rey cuando Napoleón controlaba España; No fue el más querido pues su persona, resultó ser un desgraciado que provocó la ruina del reino y sus colonias. José I, sin dudas fue el monarca más capaz que tuvo España.

Artículo anterior
Artículo siguiente

Las más leídas