10.5 C
Buenos Aires
sábado, mayo 28, 2022

La religión de la pasta

Hasta los años ’80, en las escuelas estadounidenses sólo se enseñaba la doctrina teocéntrica creacionista del origen del universo, tal como se predica en la Biblia. Pero los tribunales federales empezaron a obligar a los colegios a que dedicaran el mismo tiempo a enseñar las teorías evolucionistas, cuya enseñanza terminó imponiéndose hacia mediados de los ’90, a pesar de las protestas de los grupos cristianos. A pesar de que desde entonces no se puede impartir religión en las escuelas públicas de EEUU, en muchos estados se enseñaba la “teoría del diseño inteligente”, que no es más que una forma de creacionismo que niega la teoría de la evolución y sostiene que el mundo fue diseñado por un ser inteligente superior a nosotros.

     En 2004, el Consejo de Educación del Estado de Kansas estableció que en sus escuelas públicas, así como se enseñaba la teoría de la evolución, deberían asignarse la misma cantidad de horas de clase para enseñar la teoría del diseño inteligente.

     En junio de 2005, el físico estadounidense Robert “Bobby” Henderson (nacido en 1980 en Roseburg, Oregon, EEUU, escritor y físico graduado en la Universidad Estatal de Oregon) publicó una carta abierta protestando por esa norma, que consideraba arbitraria. En la carta (una original forma de protestar contra la decisión del Consejo de Educación del Estado de Kansas) solicitaba que, ya que se permitía la enseñanza de ambas teorías en los mismos términos, pedía entonces que en las escuelas se enseñaran también los preceptos de la religión del Monstruo Espagueti Volador, o pastafarismo (nombre que parodia al movimiento rastafari) que sostiene que el mundo fue creado por una especie de bola gigante de espagueti con albóndigas. Henderson solicitaba para su religión el mismo trato que se les daba a las “teorías lógicas basadas en abrumadoras evidencias observables” (como la de la evolución) y a la teoría que postula la idea de que el universo fue creado por un Dios. Y  avisó que, de no ser escuchado, emprendería acciones legales.

    Poco después, su sarcástica carta empezó a recibir respuestas de personas que simpatizaban con su propuesta. En los meses siguientes la popularidad del sitio web de Henderson había crecido en forma exponencial y el Monstruo Espagueti Volador (también llamado MEV o Monesvol) se instaló en las redes sociales, los sitios de internet y los medios de comunicación

   Redoblando la apuesta, Henderson señalaba en su sitio web que si el presidente de EEUU, por entonces George W. Bush, había apoyado públicamente la enseñanza de las teorías creacionistas, era lógico y razonable deducir que tácitamente apoyaba también las enseñanzas del pastafarismo. Bush nunca dio una respuesta a ese comentario.

     En septiembre de 2005, un lector desafió a Henderson: “le daré 25.000 dólares a la persona que pueda probar empíricamente la teoría de la evolución”. La respuesta de Henderson no se hizo esperar: “nosotros daremos un millón de dólares a la persona que pueda probar empíricamente que Jesús no es el hijo único del Monstruo Espagueti Volador”.

   La religión del  Monstruo Espagueti Volador sostiene que el MEV es un ente superior que, en estado de embriaguez, creó el mundo hace unos 5.000 años. Dice también que este ser sobrenatural y omnipresente introdujo  algunas modificaciones en su “obra” para que pareciera que el mundo es mucho más viejo de lo que es en realidad y poner así a prueba la fe de sus seguidores. “Nuestro Creador escondió fósiles bajo la superficie de la tierra, sabiendo que luego serían encontrados y que esto demostraría que estas criaturas existieron hace bastante tiempo. Los huesos de dinosaurios, por ejemplo, se ubicaron tan bien y en tal número que hoy se cree sin duda  que los dinosaurios caminaban sobre la tierra hace millones de años”.

     La “religión” pastafari tiene diferentes “imágenes-símbolo”: una es la “imagen pez”, parodia de la imagen del Ichthys de los primeros cristianos; otra es la de un revoltijo de espaguetis con una albóndiga a cada lado y un par de antenas con ojos, y otra es la de una cruz que, en lugar de tener un Jesús crucificado, tiene un tenedor para comer espaguetis.

  Las “creencias” propuestas por Henderson tienen como intención parodiar los argumentos usados habitualmente por los defensores del diseño inteligente. Veamos algunas de ellas:

.“El universo fue creado por ser un invisible, indetectable, el más poderoso, grande y perfecto: el Monstruo Espagueti Volador (también llamado Monesvol o MEV). Todas las evidencias que apoyan la teoría de la evolución son erróneas, y han sido ‘plantadas’ intencionadamente por este Ser. Él creó el universo después de una borrachera, lo cual explica las imperfecciones de este mundo”.

.“Monesvol guía en forma continua e invisible la conducta de cada ser humano, creyente o no, por medio de sus ‘apéndices de pasta’ ”.

.“Bobby Henderson es el profeta de esta Primera Iglesia Unida del Monstruo Espagueti Volador” (First United Church of the Flying Spaghetti Monster). Él es quien posee la inspiración divina, credibilidad plena y suprema autoridad en todo lo que atañe a la fe y a la conducta… a menos que otro pastafari opine lo contrario”.

. “Los piratas son el “pueblo elegido” de la religión del MEV. Por eso, los pastafaris devotos deben vestir completamente con atuendo pirata. Cuando esta vestimenta no sea viable (por ejemplo, porque sea necesario ver con los dos ojos), el pastafari procurará usar, como prenda religiosa, un colador de fideos en la cabeza. Esta prenda deberá ser lavada antes de su posterior reutilización”.

Es interesante acotar que en algunos países (Australia, por ejemplo), algunos pastafaris han logrado, mediante presentaciones legales, aparecer con este singular atuendo en la fotografía de la licencia de conducir. Y no es una cuestión trivial, ya que los pastafaris argumentan que se trata de una opción tan válida como el velo de las mujeres musulmanas.

. “La realidad del calentamiento global, los terremotos, los huracanes y otros desastres naturales son consecuencia directa de que a partir del siglo XIX ha disminuido en el mundo el número de piratas (sí, sí, de piratas) y la esperanza de que la cantidad de piratas vuelva a valores saludables para el planeta”.

Henderson presenta un gráfico que demuestra la relación proporcional entre la cantidad de piratas y las temperaturas mundiales, mostrando una correlación perfecta entre el aumento de las temperaturas y el descenso del número de piratas en el mundo. Este componente de la teoría busca resaltar la falacia esgrimida por los creacionistas acerca de que “la correlación implica causa” (“Cum hoc ergo propter hoc”); los creacionistas suelen utilizar esta falacia al inferir como cierto que dos o más eventos están conectados causalmente porque se dan juntos, o que existe una relación causal entre dos o más eventos sólo por haberse observado una correlación estadística entre ellos. En este caso, Henderson satiriza a aquellos religiosos que esgrimen el argumento de que el número de catástrofes naturales ha aumentado a medida que la sociedad se ha vuelto más laica y se han ido perdiendo los valores religiosos.

.Los pastafaris que se porten razonablemente bien irán al cielo pastafari, que tiene volcanes de cerveza hasta donde alcanza la vista y una fábrica de strippers (bailarines/as de striptease). Aquellos a quienes Monesvol tenga por diversión mandar al infierno también dispondrán de volcanes de cerveza y una fábrica de strippers, pero en dichos volcanes la cerveza está caliente y sin gas y los/las strippers tienen enfermedades venéreas”.

. La pasta con albóndigas y la cerveza son los elementos que forman el cuerpo del Creador y son, por tanto, el alimento ideal”.

     En lo que hace al “código de conducta” del pastafarismo, vale señalar que las oraciones al MEV deben terminar siempre con la palabra “ramén” en vez de “amén”. La razón de ello es que “ramen” es una sopa de fideos japonesa cuyo origen se remonta a China, lugar en el que se crearon las pastas (aunque eso está discutido, otra versión dice que fueron los árabes quienes las inventaron).

     En una desopilante burla de los silogismos religiosos, la religión del MEV sostiene como postulado inicial que el MEV es un ser perfecto, y como segundo postulado sostiene que la existencia es una perfección. La conclusión, por lo tanto, es que el MEV existe.

  El pastafarismo también tiene un “argumento cosmológico”, que sostiene lo siguiente: la existencia de todo lo que comienza a existir tiene una causa. El universo, en algún momento, inició su existencia; por lo tanto, la existencia del universo tiene una causa. Como no hay una explicación científica que pueda explicar el origen del universo, el mismo debe ser sobrenatural; o sea, el universo fue creado por un dios. Por lo tanto, un dios existe. Los dioses siempre han creado a los humanos a su propia imagen y semejanza. El cerebro de los humanos parece una fuente de espaguetis; por lo tanto, el Monstruo espagueti Volador es el único dios verdadero. Μás claro, agua.

    El “argumento ontológico” de la religión del MEV también es interesante: se puede imaginar un ser tan grande que no se pueda imaginar uno más grande que él. NO es posible imaginar un ser más grande que un ser del cual ya no es posible imaginar uno más grande. Por lo tanto, existe tal ser, un ser del que no se puede imaginar uno más grande. PERO: si ese ser NO tiene un Apéndice de Pasta, entonces sí se podría imaginar un ser más grande que ese ser: uno que sí tuviera un Apéndice de Pasta. Por lo tanto, un ser del que no se puede imaginar uno más grande sí TIENE un Apéndice de Pasta. Y EXISTE. Conclusión final: por lo tanto, el Monstruo Espagueti Volador existe.


     El pastafarismo también tiene su evangelio: el “Evangelio del Monstruo del Espagueti Volador”. La revisión histórica de este evangelio dice que el mismo le fue legado a Mosey, el capitán pirata (sátira de Moisés), en la cima del Monte Salsa. Allí recibió del Monstruo Espagueti Volador los (así llamados) “Realmente preferiría que no” (“I’d really rather you didn’t”). Mosey los llamó “Mandamientos”, pero todos los miembros de su tripulación y el resto de sus seguidores piratas decidieron llamarlos “Condimentos”, ya que no sabían qué cuernos era un mandamiento. Aunque originalmente había diez tablas de piedra con los “Mandamientos”, dos se cayeron mientras Mosey bajaba de la montaña. El contenido de los mandamientos del MEV se refiere al trato con la gente de otras creencias, la forma de adoración a Él, la conducta (incluida la sexual) y la nutrición.

     Esto es lo que decían las tablas de “Realmente preferiría que no”:

I. “Realmente preferiría que no actuaras como un imbécil que se cree mejor que los demás cuando describas mi santidad. Si alguien no cree en mí, no hay problema; no soy tan vanidoso”.

II. “Realmente preferiría que no usaras mi existencia como un medio para oprimir, subyugar, castigar o ser malo con los demás. Yo no requiero sacrificios. Y la pureza es para el agua potable, no para la gente”.

III. “Realmente preferiría que no juzgaras a las personas por su aspecto, su forma de vestir o de hablar. Sólo sé buena gente. Y que te entre en la cabeza: mujer y hombre es lo mismo. Ninguno es mejor que el otro, a menos que hablemos de moda; lo siento, pero eso se lo dejé a las mujeres y a algunos tipos que conocen la diferencia entre el aguamarina y el fucsia”.

IV. “Realmente preferiría que no te satisficieras con conductas que te ofendan a ti mismo o a tu compañero-amoroso-mentalmente-maduro y con edad legal para tomar sus propias decisiones. Si alguien te objeta algo, la respuesta es ‘fuck you’, a menos que lo encuentren ofensivo, en cuyo caso pueden apagar el televisor y salir a dar un paseo”.

V. “Realmente preferiría que no desafiaras las ideas fanáticas, misóginas y de odio de otros con el estómago vacío. Primero come, luego ve tras ellos”.

VI. “Realmente preferiría que no construyeras iglesias, templos, mezquitas o santuarios multimillonarios en mi honor, cuando el dinero podría ser mejor gastado en terminar con la pobreza, curar enfermedades, vivir en paz, amar con pasión y bajar el precio de la televisión por cable. Puedo ser un ser omnipresente de carbohidratos complejos, pero disfruto de las cosas sencillas de la vida”.

VII. “Realmente preferiría que no fueras por ahí contándole a la gente que hablo contigo. No eres tan interesante. Madura de una vez. Te dije que amaras a tu prójimo, ¿no entiendes las indirectas?”

VIII. “Realmente preferiría que no les hicieras a los otros lo que te gustaría que te hicieran a ti si te van las… ejem… las cosas que usan mucho cuero-lubricante-tú sabes. Si a la otra persona también le gusta (según dice el número 4), entonces sí disfrútalo, sácate fotos, y sobre todo ¡usa un preservativo! Es un pedazo de goma; si no hubiera querido que lo disfrutaras, al crearlo le habiera agregado púas”.

     Mirándola objetivamente, la creencia en la religión del Monstruo Espagueti Volador tiene bastantes puntos en común con la archiconocida “Tetera de Russell”, un argumento tan simple como brillante esgrimido magistralmente por el célebre matemático, filósofo y escritor Bertrand Russell. Su argumento es que nadie podría refutar su convencida creencia en una Tetera Espacial orbitando entre la Tierra y Marte. Y si le daba la gana convertir eso en religión, pues ¿por qué no? Después de todo, si bien nadie había visto jamás dicha tetera, nadie había visto nunca a Dios tampoco, así que ambas entidades eran igual de creíbles. Henderson recurre a razonamientos similares, creando toda una historia detrás y agregándoles toques bizarros y divertidos.

      El diccionario de la Real Academia Española define “religión” como “conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto”. Toda religión contiene dogmas, códigos de ética y comportamiento, la creencia en la trascendencia más allá de la muerte y la fe en un ser o entidad sobrenatural.

  La ¿parodia? de religión del Monstruo Espagueti Volador parece cumplir todos esos requisitos.

Las más leídas