17.3 C
Buenos Aires
martes, mayo 24, 2022

Rivales inseparables: los opuestos se atraen

En la filosofía y las ideas, en personas y personajes, en deportistas y en clubes, en animales, en el arte, en la literatura, en la política, en la historia, en la ciencia, en el cine y la televisión, en lo instalado y en lo cotidiano, los opuestos generan una energía inexplicable que nos atrae.

Ejemplos sobran; donde busquemos, encontraremos.

Es imposible pensar en uno sin que el opuesto se nos venga a la cabeza y empuje para instalarse ahí, junto con su opuesto. La mejor manera de definirlos sería que no se trata de enemigos-rivales-adversarios comunes, como la gran mayoría; son “enemigos que vienen en combo”, y aún en los casos en los que ellos mismos buscan separarse, nosotros mismos los acercamos en nuestra mente, porque uno nos referencia al otro…

En el cine y la televisión… Control y Kaos, Popeye y Brutus, Buggs Bunny y Elmer, Richard Kimble (el fugitivo) y el hombre manco, C.I.P.O.L. y T.H.R.U.S.H., Hannibal Lecter y Clarice Sterling, Darth Vader y Luke Skywalker, Peter Pan y el capitán Garfio, Batman y el Guasón, Maxwell Smart y Sigfrido, Homero y Flanders, Eve y Villanelle, Superman y la kryptonita, Werner Herzog y Klaus Kinski, Rocky Balboa e Iván Drago, El Zorro y el capitán Monasterio, Karadagian y La Momia. A esta altura tanto Tom y Jerry como el Coyote y el Correcaminos seguramente son tan amigos como enemigos, pero vale igual ubicarlos en la lista.

En la literatura, el arte, la ciencia, la tecnología… Sherlock Holmes y el profesor Moriarty, Edmundo Dantés y Ferdinand Montego, Moby Dick y el capitán Ahab, Montescos y Capuletos, Mario Vargas Llosa y Gabriel García Márquez, Ernest Hemingway y William Faulkner, Jean Paul Sartre y Albert Camus, Cervantes y Lope de Vega, Shopenhauer y Hegel, Leonardo y Miguel Ángel, Góngora y Quevedo, Degas y Manet, Picasso y Matisse, Thomas Edison y Nikola Tesla, Bill Gates y Steve Jobs.

En la música… Liam y Noel Gallagher, Roger Waters y David Gilmour, Eddie Van Halen y David Lee Roth, Steven Tyler y Joe Perry, Soda Stereo y Los Redondos, Mozart y Salieri.

En la historia, la mitología y la política… Rosas y Urquiza, Al Capone y Elliot Ness, Stalin y Trotski, unitarios y federales, Herodes y San Juan Bautista, Reagan y Khadaffi, el ayatollah Khomeini y el sha Reza Pahlevi, Mao Tsé Tung y Chiang Kai-shek, peronistas y radicales, Lavalle y Dorrego, la OTAN y el Pacto de Varsovia, David y Goliat, Enrique VIII y Tomás Moro, Bush y Saddam Hussein, Gorbachov y Yeltsin, Perón y Balbín, Estados Unidos y la Unión Soviética, América, Caín y Abel.

En la vida de todos los días… Coca y Pepsi, Clarín y La Nación, Pampers y Huggies, Duracell y Energizer, Billiken y Anteojito, Aero y Suflair, McDonald’s y Burger King, Apple y Microsoft, Hertz y Avis.

En las ideas y teorías… evolucionismo y creacionismo, capitalismo y comunismo, judaísmo y cristianismo, feminismo y machismo, teísmo y ateísmo, democracia y dictadura, heliocentrismo y geocentrismo, cosmopolitismo y nacionalismo.

Los rivales clásicos del fútbol argentino no pueden faltar… Boca-River, Independiente-Racing, Talleres-Belgrano, San Lorenzo-Huracán, Rosario Central-Newell’s, Estudiantes-Gimnasia, Atlético Tucumán-San Martín de Tucumán, Banfield-Lanús, Colón-Unión, Chacarita-Atlanta, Excursionistas-Defensores de Belgrano, San Telmo-Dock Sud y muuuuchos más…

Y además… Menotti y Bilardo, Ruggeri y Chilavert, Guardiola y Mourinho, Pelé y Maradona, Messi y Cristiano, Lamolina y Castrilli, José María Muñoz y Víctor Hugo Morales.

Otros clásicos del fútbol… Peñarol-Nacional, Corinthias-Palmeiras, Flamengo-Fluminense, Internacional-Gremio, América-Chivas, Olimpia-Cerro Porteño, Atlético Mineiro-Cruzeiro, Real Madrid-Barcelona, Inter-Milan, Manchester United-Manchester City, Celtic-Rangers, Olimpiakos-Panathinaikos, Atlético de Bilbao-Real Sociedad y muchísimos más…

En el tenis… Federer-Nadal, Sampras-Agassi, Vilas-Borg, Martina Navratilova-Chris Evert, Connors-McEnroe, Gabriela Sabatini-Steffi Graf.

En el boxeo… Mohammad Ali-Joe Frazier, Sugar Ray Leonard-Mano de Piedra Durán, Ringo Bonavena-Goyo Peralta, Abel Cachazú-Ramón La Cruz, el Mono Gatica-Alfredo Prada, Monzón-Benvenuti.

En el basquet… Los Angeles Lakers-Boston Celtics, Magic Johnson y Larry Bird, Michael Jordan e Isaiah Thomas, Michael Jordan y Charles Barkley, Kobe Bryant y LeBron James, Peñarol de Mar del Plata-Quilmes de Mar del Plata, Olimpo-Estudiantes de Bahía Blanca.

En el automovilismo… Alain Prost-Ayrton Sena, Jackie Stewart-Emerson Fittipaldi, Carlos Reutemann-Alan Jones, Lotus y Tyrrell, Ford y Chevrolet, Ferrari y Mc Laren (en Fórmula 1), Ferrari y Ford (en Le Mans).

En otros deportes… All Blacks-Springboks, Dallas Cowboys-Washington Redskins, Green Bay Packers-Chicago Bears, NY Yankees-Red Sox (Boston), Oxford-Cambridge, Anatoli Karpov-Garry Kasparov, Bobby Fischer-Boris Spassky, Tom Brady-Peyton Manning, Jack Nicklaus-Arnold Palmer, Coronel Suárez y Santa Ana, La Dolfina y Ellerstina, SIC-CASI, Belgrano Athletic-Alumni.

Y, demás está decirlo… perro y gato, la tortuga y la liebre, el ying y el yang, el gato y el ratón, el zorro y el conejo, el agua y el fuego, el día y la noche, una aguja y un pajar, la risa y el llanto… y todos los que se nos ocurran.

Dios y el Diablo. La vida y la muerte.

Todos vienen en combo.

Las más leídas