20.5 C
Buenos Aires
sábado, noviembre 26, 2022

Los hermanos sean unidos

José Rafael Hernández y Pueyrredón nació en 10 de noviembre de 1834 en la chacra de su tío, don Juan Martín de Pueyrredón, hoy convertida en el Museo José Hernández, del partido de San Martín, en Buenos Aires.

En su homenaje el 10 de noviembre se festeja el Día de la Tradición.

1280px-Chacra_Pueyrredón.jpg

 

Chacra Pueyrredón, donde hoy funciona el Museo José Hernández.

Chacra Pueyrredón, donde hoy funciona el Museo José Hernández.

 

 

Su madre falleció cuando él tenía nueve años y su padre, que era capataz en las estancias de Rosas, lo llevó a vivir al campo, muy cerca de lo que hoy es Mar del Plata.

Es ahí, en ese entorno campestre, que José Hernández toma contacto con gauchos e indios: conoció sus costumbres, su mentalidad, su lenguaje y su cultura. Aprendió a quererlos, a admirarlo, a comprenderlos, y también, a entender sus dificultades en la vida cotidiana.

Él y su hermano Rafael, con quien tuvo un fuerte vínculo (quizás porque ambos quedaron sin padre a temprana edad), se unieron a las tropas del coronel Rosas y Belgrano. Por poco mueren en la batalla de San Gregorio.

Inició su labor periodística en el diario “El Nacional Argentino” con una serie de artículos en los que condenaba el asesinato de Vicente Peñaloza, publicados como libro bajo el título “Rasgos biográficos del general Ángel Peñaloza”.

Fue diputado y senador de la provincia de Buenos Aires. a los 35 años fundó el diario “El Río de la Plata”, donde denunció los abusos cometidos por las autoridades de la campaña.

Debido a los continuos enfrentamientos civiles durante los años ’50 y ’60, se vio obligado a viajar: vivió en Brasil, en Entre Ríos y Montevideo (Uruguay) a consecuencia de las guerras jordanistas. Él le escribió los artículos a López Jordán, y actuó como su asistente.

Al ser vencido, Hernández se refugió en Montevideo, donde se ganó la vida como periodista. En sus columnas escribía versos contra Mitre y Sarmiento, éste último puso precio a su cabeza.

José_Hernández.jpg

 

José Hernández.
José Hernández.

 

Su obra: El Martín Fierro

Estando en Uruguay, conoció la obra de Lusich “Los tres gauchos orientales”, que inspiró sus versos camperos. Vuelto a Buenos Aires se encerró en un hotel a escribir la que sería su obra cúlmine.

El 28 de noviembre de 1872 el diario “La República”, anunció la salida de “El gaucho Martín Fierro”. En diciembre lo editó la imprenta La Pampa.

Este poema se convirtió en la pieza literaria del más genuino folklore argentino y fue traducido a numerosos idiomas.

Comenzó a venderse en las zonas rurales y era leída en grupo, en fogones o pulperías, y su gran éxito se debió a que pintaba con veracidad las vicisitudes del gaucho y los paisanos se reconocían en la desgracia del protagonista. Las ediciones podían llegar a los 60.000 ejemplares.

Su inesperado éxito entre los habitantes de la campaña, lo llevó en 1879 a continuarlo con “La vuelta de Martín Fierro”, edición ilustrada por Carlos Clérice.

La vuelta de Martín Fierro”, edición ilustrada por Carlos Clérice.jpg

 

Ilustración de Carlos Clérice - La vuelta de Martín Fierro.
Ilustración de Carlos Clérice – La vuelta de Martín Fierro.

 

 

José Hernández llevó a la literatura la vida de un gaucho contándola en primera persona, con sus propias palabras e imbuido de un espíritu campero.

A través de la poesía consiguió un gran eco para sus propuestas, y el Martín Fierro fue su más valiosa contribución a la esencia nacional.

Murió José Hernández (el 21 de octubre de 1886) a consecuencia de la diabetes que lo atormentaba, y que también llevó a la tumba a su primo, el pintor Prilidiano Pueyrredón.

José Hernández, un hito fundacional de nuestra nacionalidad, y la literatura que caracteriza la esencia argentina, desde Hacete amigo del juez… hasta los hermanos sean unidos, como lo fue José con el suyo.

JOSE_HERNANDEZ.JPG

 

Sepulcro de José Hernández, en el cementerio de la Recoleta. Por su valor histórico, el sepulcro goza de protección jurídica: fue designado monumento histórico nacional.
Sepulcro de José Hernández, en el cementerio de la Recoleta. Por su valor histórico, el sepulcro goza de protección jurídica: fue designado monumento histórico nacional.

 

 

 

Las más leídas