9.8 C
Buenos Aires
jueves, agosto 18, 2022

Escándalos aventuras y robos durante el periplo del príncipe de Gales en Argentina

En 1925, en pleno apogeo de la presidencia del Dr. Alvear, al cabo de la visita del príncipe Humberto de Saboya, el país recibió otra ilustre visita que repercutió a través de los tiempos, se trató del príncipe de Gales, a quien le esperaba una frenética agenda de agasajos, recepciones, homenajes y reuniones, ademas de viajes, por ejemplo, a las estancias Huetel y “Ita Caabo” en Corrientes.

El mismo que sería rey del Reino Unido a la muerte de su padre, el 20 de enero de 1936 y que renunciaría al trono el 11 de diciembre del mismo año para contraer matrimonio -ya como duque de Windsor- con la celebridad estadounidense y dos veces divorciada Wallis Simpson.

El príncipe Eduardo, volvería a repetir la visita a la Argentina, en 1931, esta vez, en compañía de su hermano Jorge.

El Príncipe Jorge, Duque de Kent (1902 – 1942) era el cuarto hijo de Jorge V del Reino Unido y de María de Teck. Tuvo el título de Duque de Kent desde 1934 hasta su muerte en 1942. Su azarosa vida inspiró películas y documentales; según parece, fue un insaciable fauno que no hacía distingos en cuanto a relaciones sexuales; también se destacó por sus escandalosas amistades y sus adicciones.

Además de sus hijos legítimos, se dice que el duque de Kent tuvo un hijo con Kiki Preston (Alice Gwynne), una americana muy conocida en la alta sociedad, cuyo amor compartió con el hijo bisexual del embajador de Argentina en el Reino Unido.

El duque murió al estrellarse su avión en extrañas y misteriosas circunstancias mientras se encontraba en el servicio activo durante la Segunda Guerra Mundial el 25 de agosto de 1942.

El caso es que durante su visita a la Argentina, aquel año de 1931, el huésped fue objeto del robo de valiosas joyas por parte, se dijo, de un “aristócrata argentino” desatando un escandalete internacional que fue superado con la recuperación de las mismas. Se decía que el autor de semejante bochorno habría sido un personaje perteneciente a una de las más distinguidas familias de Buenos Aires…

Casi 50 años después, sucedería otro hecho similar: la famosa “pérdida” de la capa de la reina Sofía mientras se encontraba de visita junto a su real cónyuge, S.M Juan Carlos de España, en noviembre de 1978.

El hecho, verdadera comidilla de aquellos tiempos, sucedió durante una recepción en la actual legislatura de la ciudad de Buenos Aires, cuando una señora de la alta sociedad porteña se llevó por error, según declaró, el chal rosa de la reina, siendo devuelto de inmediato. El tema no solamente generó un incidente diplomático sino incluso judicial.

Damos pues, a conocer, esta ignota historia del príncipe predador sexual a quien un joven argentino sustrajo sus alhajas, acaso, como cobro de sus favores y servicios… antecedente y precursor del más célebre caso de la famosa “capa de la reina” en el año 1978.

principegalesargentinaeduardo3.jpg

El principe Jorge Eduardo quien acompaño a su hermano durante el viaje en 1931

El principe Jorge Eduardo quien acompaño a su hermano durante el viaje en 1931

El Príncipe Jorge, Duque de Kent, (George Edward Alexander Edmund; 20 de diciembre de 1902 – 25 de agosto de 1942) fue un miembro de la familia real británica, cuarto hijo de Jorge V del Reino Unido y de María de Teck. Tuvo el título de Duque de Kent desde 1934 hasta su muerte en 1942.

El 12 de octubre de 1934, ante su inminente matrimonio con la Princesa Marina de Grecia y Dinamarca recibió los títulos de “Duque de Kent”, “Conde de St. Andrews” y “Barón Downpatrick”. La pareja se casó el 29 de noviembre de 1934 en la Abadía de Westminster. La novia era hija del Príncipe Nicolás de Grecia y Dinamarca.3 Ha sido el último matrimonio entre el hijo de un soberano británico y un miembro de una casa real extranjera hasta la fecha (2009).

Su azarosa vida inspiro peliculas y documentales; segun parece, fue un insaciable fauno que no hacia distingos en cuanto a relaciones sexuales; tambien se destaco por sus escandalosas amistades y sus adicciones.

Su muerte acaecida el 25 de agosto de 1942 tambien forma parte de un misterio inmerso en las intrigas de la II Guerra Mundial.

Entre tantos escandalos se señala que, además de sus hijos legítimos, se dice que el Duque de Kent tuvo un hijo con Kiki Preston (Alice Gwynne, prima de la rica heredera Gloria Vanderbilt), una americana socialista cuyo amor compartió con Jorge Ferrara, el hijo bisexual del embajador de Argentina en el Reino Unido.

En la pagina en ingles sobre Kiki Preston se dice que “Kiki had many lovers during that time, including actor Rudolph Valentino and Prince George, Duke of Kent, whom she first met in the mid-1920s. Through 1928, she introduced him to cocaine, morphine and a variety of other drugs. Prince George shared Kiki in a ménage à trois with Jorge Ferrara, the bisexual son of the Argentinian embassador to England…”

00.jpg

Diario La Nación de Madrid dando cuenta el bochornoso incidente, según el cual, un

Diario La Nación de Madrid dando cuenta el bochornoso incidente, según el cual, un “aristócrata argentino” habría sido el autor del robo de las joyas del príncipe Jorge a pesar del estricto secreto de la embajada inglesa y el gobierno argentino

000.jpg

Edición de

Edición de “Ahora”, del sábado 4 de abril de 1931

“Se prevé un enorme escándalo y procesamientos sensacionales, con motivo del robo de varias alhajas del Príncipe Jorge, de Inglaterra” advertía la edición de “Ahora”, del sábado 4 de abril de 1931. Refiriendo que en la noche del 14 a 15 de marzo habían sido sustraídas del príncipe valiosas alhajas y que posteriormente habían sido halladas y devueltas al ilustre huésped. El autor de semejante escándalo habría sido un personaje perteneciente a una de las más distinguidas familias de Buenos Aires

EL FAMOSO ASUNTO DE LA CAPA DE LA REINA SOFIA (1978)

En 1978, los reyes Juan Carlos y Sofía de España realizaron el primero de sus varios viajes a la Argentina.

La visita se prolongó por cinco días (entre el 26 y el 30 de noviembre) y los monarcas fueron agasajados en la Casa Rosada, en la Quinta Presidencial de Olivos y en el Consejo Deliberante de Buenos Aires. Además, el rey (que recibió las llaves de la ciudad y fue nombrado doctor honoris causa de la Universidad de Buenos Aires) recorrió junto a la reina diferentes centros asistenciales de la colectividad española. El viaje incluyó una visita a la provincia de Misiones y una estancia en San Antonio de Areco.

La solemnidad con que el régimen militar recibió a los monarcas, sin embargo, dio pie a uno de las anécdotas más recordadas del viaje, una “argentinada”: el robo de una capa (o chal) rosa, de seda natural, propiedad de la reina Sofía, mientras los reyes eran homenajeados en el palacio del Concejo Deliberante (la actual Legislatura) de Buenos Aires el 27 de noviembre.

Terminada la cena, al retirarse, la reina solicitó su capa, la cual nadie supo encontrar: “Majestad, la capa no está en el guardarropas”, le dijo el encargado. Vergüenza en el gobierno de Videla. La protesta formal de España no se hizo esperar, y el gobierno se dedicó a buscarla por cielo y tierra. El escándalo fue tal que el caso llegó a la Corte Suprema de Justicia argentina, por ser éste el tribunal competente en los delitos que padecen o son cometidos por un jefe de Estado extranjero en territorio nacional.

Pero el caso se cerró al día siguiente. La capa apareció, casi milagrosamente. Se la había llevado “por error” una refinada dama de la alta sociedad porteña; pidiendo disculpas a los diplomáticos españoles, la señora devolvió la capa: “No me di cuenta. La he tomado distraidamente”. Sin perder la simpatía, doña Sofía agradeció la restitución. (http://www.perfil.com).

En tanto el diario El País de España se hacía eco de la noticia señalando que

“La Corte Suprema de Justicia de la Argentina se declaró ayer competente, como tribunal de instancia única, en el proceso que se continuará instruyendo por la supuesta sustracción de la capa de la reina Sofía de España.

El hecho ocurrió el día 27 de noviembre pasado, durante una recepción que el presidente de la Argentina, Jorge Videla, ofreció a los Reyes de España durante su visita a este país.

La decisión de la Corte fue adoptada por la mayoría de sus integrantes. Uno de ellos votó en contra, al sostener que no había mediado denuncia de la supuesta víctima”

Aunque la denuncia fue interpuesta, expresaba el medio, por el abogado Alberto Coronel.

0000.jpg

Los reyes Juan Carlos y Sofía durante su visita a la Argentina en 1978 (Foto: Europa Press)

Los reyes Juan Carlos y Sofía durante su visita a la Argentina en 1978 (Foto: Europa Press)

TEXTO EXTRAÍDO DEL SITIO http://www.acciontv.com.ar/soca/visitas/gales/3/2.htm

Las más leídas