20.9 C
Buenos Aires
jueves, octubre 6, 2022

Carlos Morel

Desde 1827 hasta 1830, Carlos Morel estudió dibujo en la Universidad de Buenos Aires, el primer año fue discípulo del pintor sueco José Guth y los dos años siguientes lo fue del italiano Pablo Caccianiga. Con solo 17 años, egresó de la Universidad con una excelente calificación y el reconocimiento de sus maestros. La gente de la cultura porteña, veía en este joven artista una promesa en el arte. Sus pinceles inmortalizaron escenas de los tiempos de nuestras guerras civiles, como el Combate de la caballería en la época de Rosas, o La carga de caballería del ejército federal.

morel_ejercito federal.jpg

<i data-lazy-src=

El mercado de carretas en la Plaza Monserrat, obra que retrata una escena típica de su época, da muestra de su capacidad para relatar las costumbres porteñas.

El Museo Nacional atesora Payada en una pulpería, Caballería gaucha, y La carreta, telas en las que deslumbra por su fina sensibilidad de colorista. Además del óleo, la acuarela fue vehículo para darnos testimonio de la época en la que nacía nuestra Argentina. Montonera, nos da una idea de las terribles luchas de aquellos ejércitos.

Payada en una pulpería_morel.jpg

<i data-lazy-src=

Montonera_morel.jpg

<i data-lazy-src=

Incursionó también en retratos y temas religiosos. Personajes notables de su época, como el general José Féliz Aldao (el apóstata fraile Aldao) y su esposa, Juan Manuel de Rosas y doña Encarnación Ezcurra, fueron retratados por Carlos Morel con la asistencia de su amigo, Fernando García del Molino, otra gloria del arte nacional.

La producción artística de Carlos Morel fue muy abundante, la Catedral de Buenos Aires, Un caballo espantado, La media caña, y la evocativa Una hora antes de partir, son algunas de una larga lista de bellísimos cuadros que dan cuenta de lo esmerado de su arte.

Una hora antes de partir_morel.jpg

<i data-lazy-src=

José María Dupuy, casado con una hermana de Morel, fue llevado en el año 1842 a Santos Lugares y degollado por orden de Juan Manuel de Rosas. Se dice que este hecho, del que Morel fue testigo, produjo una fuerte impresión que devino en un profundo desequilibrio psíquico del artista. Lo cierto es que, abrumando por la política del Restaurador, Morel se embarcó hacia Río de Janeiro ese mismo año. Regresó dos años después.

En 1845 publicó, el que es considerado uno de sus mejores trabajos, Usos y costumbres del Río de la Plata.

Carlos Morel murió en Quilmes, Prov. de Buenos Aíres el 10 de diciembre de 1894, a la edad de 81 años.

Su amigo, Fernando García del Molino nos dejó un retrato de este notable artista; Morel usó su pincel para dejarnos un vivo retrato de su época.

Artículo anteriorLa división del mundo
Artículo siguienteJoseph L. Mankiewicz, el artesano

Las más leídas