12 C
Buenos Aires
jueves, agosto 18, 2022

Alta en el cielo

Hijo de inmigrantes italianos, Héctor Panizza nació el 12 de agosto de 1875 en el corazón de la Ciudad de Buenos Aires y, a muy temprana edad, descubrió su pasión por la música. Su papá, Giovanni Grazioso, era chelista y compositor y al ver las habilidades que había heredado su hijo, no dudó en mandarlo a estudiar en un conservatorio Giuseppe Verdi, de Milán.

Durante su estadía en el “viejo continente”, Ettore -como lo conocían allá- se formó con los mejores músicos de su generación en piano, composición y dirección de orquesta. Vincenzo Ferrari, Amintore Galli y Giuseppe Fugatta, fueron algunos de los tantos artistas consagrados que reconocieron su talento y lo ayudaron a pulirlo hasta que se convirtiera en uno de los máximos directores de ópera del siglo XX.

En 1897, a los 22 años, Héctor compuso “Il fidanzato del mare” y empezó a tener cierto reconocimiento en Europa que dos años más tarde lo llevaría a debutar como director en Roma. Siguió avanzando a paso firme en su carrera como compositor y en 1900 se destacó con “Medioevo Latino”. La fama y el reconocimiento que fue adquiriendo en su juventud lo llevó a recorrer los escenarios más importantes del mundo: La Scala, de Milán, el Covent Garden, de Londres, y el Metropolitan Opera, entre otros. Pero, sin lugar a dudas, el hito de su carrera lo logró en el mítico teatro Colón.

A pedido del gobierno argentino, Panizza creó nada menos que la primera ópera nacional: “Aurora”, con el libreto del italiano Luigi Illica. En ella, relata la trágica historia del patriota Mariano, quien se enamora de Aurora, hija del jefe español Don Ignacio, y lucha por la independencia nacional. Además, el nombre hace referencia a la aurora de la Revolución de Mayo. La pieza musical logró conmover a los argentinos y le dio origen a la popular canción a la bandera, ya que su objetivo era exaltar los valores patrióticos.

La presentó en Buenos Aires el 5 de diciembre de 1908 en el estreno del edificio actual del Colón, junto al tenor Amedeo Bassi y forjó en su tierra natal la fama de una figura destacada de su generación. Su creación forma parte del ADN de los argentinos y está presente en cada homenaje al máximo símbolo patrio. Sin embargo, con el paso del tiempo, la fama del talentoso “Ettore” se fue desdibujando. Eso sí, a nivel internacional sigue siendo recordado como uno de los máximos exponentes del siglo pasado.

Artículo anteriorCuenta Larga
Artículo siguienteJoe Kennedy: desaparecido en combate

Las más leídas