9.7 C
Buenos Aires
sábado, junio 25, 2022

Una enfermedad de muchas caras: Esclerosis múltiple

Una antigua saga vikinga cuenta la milagrosa curación de Halla, una mujer ciega y sordo que recuperó sus sentidos. Se cree que esta saga de Thoralak es la primera descripción de la esclerosis múltiple, una enfermedad neurológica inflamatoria y autoinmune que afecta la mielina de las neuronas. Si bien se desconoce la causa, se sospecha que la combinación de factores genéticos con la interacción de factores ambientales, como infecciones, tóxicos y déficit de vitamina D da lugar a la enfermedad.

Siempre somos nosotros y nuestros genes además de las circunstancias que nos rodean.

La esclerosis múltiple es una afección que evoluciona por brotes que comprometen distintas partes del sistema nervioso central, desde el nervio óptico, hasta la medula espinal, causando ceguera, hipoacusia, parálisis, adormecimiento de las extremidades  con exacerbaciones y remisiones parciales o completas como la que afectó a la joven vikinga .

Si bien en 1835 el Dr  Jean Cruveilhier describió un cuadro de opto mielitis (neuritis óptica con paraplegia o cuadriplegia), fue el Dr. Jean Martin Charcot quien definió esta “esclerosis en placa diseminada” como una entidad clínica separada. Charcot fue el creador de la primera catedra de neurología del mundo establecida en el Hospital de la Salpêtrière, antiguo deposito de salitre para hacer pólvora que se había transformado en hospital.

Pronto el servicio se convirtió en la meca de médicos franceses y extranjeros. Allí reinaba el Dr. Charcot, un personaje apasionado y culto, con amplios conocimientos artísticos ( que volcó en textos dónde mezcla arte y medicina)  cuyas clases tenían algo de teatral con pacientes “histéricas” que controlaba con hipnosis.

Babinski, Pierre Marie, Dejérine, Gilles de la Tourette fueron sus asistentes, todos médicos de grandes méritos  inmortalizado en la literatura científica  con síndromes que llevan sus nombres y en el cuadro de Pierre Brouillet, colocado a las puertas del decanato de La Sorbonne.

En esta obra de 1887, se lo ve al Dr. Charcot  en una de sus clases magistrales concitando  la atención de los presentarte. Un año después, se sumaba a esta constelación de profesionales un médico austriaco interesado en los estudios de histeria y en la hipnosis del Dr. Charcot. Se llamaba Sigmund Freud.

Una lección clínica en la Salpétriére], André Brouillet, 1877 

Fue Charcot quien describió la triada de signos que hacen el diagnostico de la Esclerosis Múltiple: temblor, visión doble y dificultad para articular las palabras (palabra escondida). También fue él quien describió las placas que se forman en el sistema nervioso dando el nombre a la enfermedad.

En 1916, el patólogo James Dawson realizó la descripción microscópica de las lesiones neurológicas.

De allí en más los descubrimientos se sucedieron, se conoció la actividad del sistema inmunológico –células T y B– , se  describieron las  diversas formas clínicas, se precisaron los diagnósticos gracias a la resonancia magnética y otros exámenes de laboratorio y, sobretodo,  se establecieron distintas formas terapéuticas además del uso de corticoides.

Se estima que hay en el mundo más de 2.5 millones de personas con esta enfermedad. La sintomatológia de la Esclerosis Múltiple es variada, proteiforme, de mil caras. Antes de la descripción de Charcot, muchos de estos casos eran diagnosticados como sífilis cuaternaria (este fue el caso del célebre poeta alemán Heinrich Heine), como crisis histéricas o curaciones milagrosas –por remisión espontanea de la enfermedad– como en el caso de la joven vikinga de la saga islandesa o de Santa Lidwina de Schiedam (1380-1433).

Entre otros personajes que sufrieron esclerosis múltiple, se encuentran Léon Foucault (el del péndulo), Santos Dumont (piloto brasilero), Katharine Woolley (arqueóloga británica), Jaqueline du Pré (violonchelista), Clive Burr (el baterista de Iron Maiden) y muchos más que lucharon contra la enfermedad que hoy tiene muchas formas terapéuticas para ser abordada y permiten un control adecuado de la afección sin el pronostico reservado que tenía hace pocas décadas.

La OMS ha declarado al 30 de mayo como el Día de la Esclerosis Múltiple a fin de concientizar sobre la frecuencia, los síntomas y las secuelas de está afección que implica una lucha constante, un tratamiento y un seguimiento. Gracias a la amplia gama terapéutica y la enorme experiencia acumulada por los especialistas, hoy es posible llevar adelante una vida sin las limitaciones que producía está enfermedad .

Vale homenajear a todos los pacientes afectados por la esclerosis múltiple con unas estrofas del poeta alemán Heinrich Heine, postrado por esta enfermedad quien, sin embargo, y a pesar del sufrimiento, nunca dejó de ver con ojos de ensueño la magnifica aventura de vivir…

“Creo en el progreso, creo que la felicidad es la meta de la humanidad y valoro la idea superadoras  de una divinidad mucho más que esas persona piadosas que suponen que el hombre ha sido creado para sufrir”.

Las más leídas